Perros | April 28, 2019

¿Conoces el lenguaje corporal de tu perro?

Val Culpin
De: Val Culpin

Es un hecho bien conocido que el lenguaje corporal de tu perro es muy eficaz para comunicar sus sentimientos. Con demasiada frecuencia, los humanos no escuchamos lo que los peludos miembros de nuestra familia están tratando de decirnos, lo que puede tener consecuencias desagradables y, a veces, oportunidades perdidas para disfrutar de momentos únicos de afinidad. ¿Sabes lo que tu perro está tratando de decirte?

Se han escrito mucho sobre el lenguaje corporal de las mascotas y hay expertos en el campo que pueden ayudarte a descubrir los matices más finos, pero aquí hay algunos de los más obvios que te ayudarán a entender el estado de ánimo de tu perro. (No te preocupes, abordaremos el lenguaje corporal del gato en un futuro blog).

En los perros, prestar una cuidadosa atención a detalles como la posición de las orejas, la dilatación de la pupila, la tensión facial (especialmente alrededor del hocico y la frente);así como el transporte de la cola o la distribución del peso corporal, puede ayudarte a detectar si un perro está relajado o temeroso, o si actúa de manera sumisa o dominante.

 

¿Qué te está tratando de decir?

 

  • Si la cabeza de tu perro está erguida, las orejas hacia arriba y está moviendo relajadamente la cola; si su boca está ligeramente abierta y con una distribución uniforme del peso en las cuatro patas, puedes tener claro que todo va bien con el entorno y que está relajado.
  • Cuando un perro está interesado en algo relativamente placentero, llevará la cola un poco más alta y la moverá libremente. El hocico estará relajado y se podrá ver la lengua. Este lenguaje corporal se puede mostrar a los demás animales que consideren subordinados para expresar una posición de mayor rango.
  • Una cola rígida y levantada, con el pelo algo erizado, las orejas erguidas e inclinadas hacia adelante, y los ojos mirando fijamente; sus labios pueden curvarse y puede mostrar sus dientes ; todos ellos son indicios claros de que el perro está en guardia y podría incluso llegar a mostrarse agresivo. Dale a este perro una amplio espacio y retrocede para salir de su zona de tensión. Si eres el dueño cálmale y hazle sentir seguro sin alarmar con la voz, pero con firmeza llévale a una zona más tranquila alejándole de la zona o animales que le hayan estresado.
  • La sumisión se muestra con la cabeza baja, con los ojos medio cerrados y parpadeando, las orejas hacia atrás, una cola baja o encorvada, la boca parcialmente cerrada y sacando brevemente la lengua de forma rápida, posiblemente con una pata levantada. Este perro está reconociendo tu clasificación social más alta o la de otro perro.
  • Si un perro sumiso rueda en el suelo y expone su barriga, está diciendo “¡amigo!”. Sus orejas vueltas hacia atrás, con la cabeza girada hacia otro lado y no te mirará a los ojos. Su cola puede estar metida e incluso puede perder un poco de orina. Te está reconociendo como el jefe y tu cachorro está tratando de pacificarte.
  • Un mordisco puede ocurrir cuando un perro le está indicando claramente que no desea que se le acerque. Las señales de advertencia son pupilas dilatadas, orejas hacia atrás, boca tensa y, a menudo, gruñidos, cuello hacia arriba y cola hacia abajo y rígidos. La postura será baja o algo agazapada con la mayor parte del peso en la parte trasera del perro. Otro perro al que dar un amplio espacio y evitarlo en ese momento.
  • Es bueno recordar que a la mayoría de los perros no les gusta que los miren directamente a los ojos. Un perro más dominante considerará esto como un desafío y puede arremeter contra la persona. Este es uno de los motivos de accidente y que algunos niños sean mordidos en la cara cada año, junto con la negativa inocente que pueda tener un niño a liberar a su mascota de un abrazo efusivo o bloqueo caprichoso. Se debe enseñar a los niños a respetar el espacio de su perro y entender cuándo está y no está bien acercarse a un perro; así como diferenciar entre el acercamiento y la cautela hacia perros desconocidos.
  • Lamerse los labios es otra forma poco conocida de lenguaje corporal de los perros. Si notas que tu perro se lame los labios cuando no hay comida, te está enviando un mensaje. Lamerse los labios es un gesto de apaciguamiento cuando tu perro está estresado o incómodo por algo en su entorno que percibe como una amenaza. Si bien lamer los labios generalmente se interpreta como un gesto sumiso, es una señal de que el animal está estresado y debes retroceder para darle más espacio y que se sienta cómodo. La persistencia de la agresividad que percibe tu perro podría llevar a comportamientos defensivos no deseados.

Estas son solo algunos esbozos básicos que necesitas saber sobre el lenguaje corporal de tu perro. Hay muchos recursos disponibles para ayudarte a comprender los puntos más finos de la comunicación canina.

¿ Y tú cuanto conoces y “escuchas” a tu perro ?